Bodega y Viñedos Gosalbez Orti

SpanishESEnglish (UK)GermanDE-CH-ATja-JP

Salud y vino 

En la Antigüedad: 
Hipócrates 400 años a.c. 
"El vino es algo maravillosamente apropiado al hombre, tanto en la salud como en la enfermedad, si lo administramos con buen propósito y justa medida".

Existen tratados antiguos dedicados exclusivamente a las propiedades terapéuticas del vino y hay todo un capítulo de la "Pharmacopea Matritensis" dedicado a sus aplicaciones como fármaco.

Los egipcios lo utilizaron como antiséptico.

En la actualidad:
No hay ninguna duda respecto a que el vino es una bebida saludable. Desde la antigüedad, se han explotado las virtudes del vino como panacea. Sin embargo, la mayoría de los atributos del vino eran hasta hace poco puramente anecdóticos. La mayoría de los informes de investigación se han centrado en los antioxidantes, lipoproteínas de baja densidad (LDL) y en el bienestar cardiovascular.

Entre los más de quinientos componentes que se han descubierto en el vino se encuentran elementos muy importantes en la nutrición humana. En el vino hay más potasio que en la leche y más calcio, hierro y magnesio que en la mayoría de las frutas. En lo referente a las vitaminas, en el vino están presentes de manera destacada todas las vitaminas hidrosolubles excepto la C, que aparece en proporciones pequeñas. Se encuentran en el vino los ocho aminoácidos esenciales, muy abundantes en los alimentos de origen animal pero escasos en los vegetales.

Este ya notable valor alimenticio del vino se ve reforzado por otras propiedades: el contenido en ácidos del vino, un PH que oscila entre 2,7 y 3,8, se sitúa en niveles similares al jugo gástrico, por lo que la ingestión moderada de vino proporciona un ambiente idóneo para la digestión de los alimentos. El alcohol y sobre todo el tanino de los vinos tintos actúan como eficientes bactericidas selectivos, capaces de combatir con éxito infecciones leves incluidas la salmonella, al mismo tiempo que son respetuosos con la flora bacteriana del organismo.

El Dr. Cabeza, en una conferencia sobre conceptos alimentarios de los deportistas, habló de los inconvenientes que tienen en las comidas las bebidas como zumos, aguas, té, café, leche; el Dr. Cabeza indicó, sin embargo, que el vino ayuda fuertemente a la digestión de las proteínas.

El vino acompañando a las comidas, especialmente alimentos crudos, ensaladas, etc., puede combatir eficazmente la presencia de gérmenes nocivos. Es considerado como un buen antídoto contra la propagación de la triquinosis. También es indicado, a temperatura caliente como remedio en enfermedades leves del aparato respiratorio. La receta para los resfriados es: vino tinto caliente con miel y algunos frutos secos desmenuzados (nueces, almendras...)

En la actualidad se le reconocen propiedades beneficiosas, siempre tomado con moderación, como reconstituyente, en geriatría, en la depuración del colesterol de la sangre, esta última aplicación ha sido contrastada por diversos estudios resultando que están menos expuestos a accidentes coronarios los individuos que consumen normalmente dosis moderadas de vino.

Esta consecuencia beneficiosa se debe a la acción de una sustancia denominada Resveratrol que puede ser responsable de un descenso significativo de la presencia en la sangre de lipoproteínas de baja densidad ( el "mal colesterol").

El Resveratrol es una sustancia procedente de los hollejos de la uva y, en consecuencia, es más abundante en los vinos tintos. Según estos estudios, la protección contra enfermedades cardiovasculares se verifica sobre todo en un consumo diario no superior a medio litro de vino tinto, no evidenciándose mayor protección entre medio litro y tres cuartos.

Para controlar el consumo de vino, conviene saber que el organismo de un hombre normal y sano de 70 Kg de peso es capaz de eliminar diariamente sin problemas el equivalente a una botella de ¾ de litro de vino consumido espaciadamente. Diferencias hormonales sitúan la capacidad de las mujeres en torno al medio litro.

Se sabe que el agua interfiere la disolución en el intestino de sales como el magnesio , importante para la asimilación de proteínas.

Pasteur culminó sus estudios sobre el vino diciendo: "el vino es la mejor y más higiénica de las bebidas tomado con moderación".

 

Bibliografía y referencias: 
Bruce W. Zoecklein - Virginia Polytechnic Institute State University, Blacksburg 
Fitzpatrick - 1993 
Frankel - 1993 
Gurr - 1992 
Kinsella - 1992 
Muller y Fugelsang - 1993 
Sharp - 1993 
Troup - 1994 
Waterhouse y Frankel - 1993 
Monografía Vinos de Madrid (Consejo Regulador D.O. Vinos de Madrid)

 

Efeagro. Viticultura Enología, Nº 79, marzo/abril 2002.

"...La organización agraria ASAJA afirma que el vino no debe ser tratado como una bebida alcohólica, sino como un producto alimenticio de la dieta mediterránea, cuyo consumo moderado aporta efectos beneficiosos para la salud. En este sentido, recuerda que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el consumo de 30 ó 40 centilitros para el hombre y 20 ó 30 centilitros para la mujer para conseguir un efecto preventivo o moderador de ciertas enfermedades. Asimismo, indica que numerosos estudios demuestran que el vino tiene beneficios para la salud derivados de los componentes que se encuentran en las semillas y en el hollejo de las uvas, sustancias que disminuyen el riesgo de infarto, la formación de trombos y el riesgo de arterioesclerosis y previenen o reducen la probabilidad de desarrollar cánceres y otras enfermedades degenerativas..."

 

 

 

Bogeda y Viñedos

El lugar

  • Bodega y Viñedos Gosálbez Orti: C/ Real 14, Pozuelo del Rey 28813-Madrid
  • 34918725804

Boletín

Subscribite a nuestro boletín